Dirigido a Fechas Informacion general Instructivo
sáb, 08 dic 2018

Estudiantes de grados 3°, 5° y 9°

Saber 3.°, 5.° y 9.°, evalúa la calidad de la educación de los establecimientos educativos, oficiales y privados, urbanos y rurales, mediante la aplicación periódica de pruebas de competencias básicas a los estudiantes de tercer, quinto y noveno grado.

mié, 06 mar 2019

Espera próximamente la actualización del cronograma de las pruebas Saber 3°, 5° y 9°.

mié, 06 mar 2019
Guía del examen
Estructura del examen

Estructura general del examen Saber 3.°, 5.° y 9.°
El Examen consta de dos pruebas –Lenguaje y Matemáticas- y un cuestionario de contexto que los estudiantes deben responder en la Hoja de respuestas.

1. Versión del examen para la población general de 3.°

El tiempo máximo del examen es de 4 horas y 50 minutos para un total de 99 preguntas en ambas modalidades, muestral y censal. La estructura de aplicación se presenta en la siguiente tabla:

Tabla 1. Estructura de la aplicación muestral y censal.

 

Sesiones del Examen

Preguntas por Prueba

Tiempos de Aplicación

Tiempo máximo del examen

Instrucciones

 

15 min

4 horas y 50 minutos

Lenguaje

44 88 min
Descanso   40 min
Matemáticas 44 88 min
Descanso   40 min
Cuestionario de contexto 11 15 min

   

2. Versión del examen para la población general de 5.°

El tiempo máximo del Examen es de 5 horas para un total de 155 preguntas en ambas modalidades, muestral y censal. La estructura de aplicación se presenta en la siguiente tabla:

Tabla 2. Estructura de la aplicación muestral y censal

Sesiones del Examen

Preguntas por Prueba

Tiempos de Aplicación

Tiempo máximo del examen

Instrucciones

 

10 min

5 horas

Lenguaje

55 110 min
Descanso   25 min
Matemáticas 55 110 min
Descanso   25 min
Cuestionario de contexto 45 20 min
3. Versión del examen para la población general de 9.°

El tiempo máximo del examen es de 5 horas para un total de 157 preguntas en ambas modalidades, muestral y censal. La estructura de aplicación se presenta en la siguiente tabla:

Tabla 3. Estructura de aplicación muestral y censal

 

Sesiones del Examen

Preguntas por Prueba

Tiempos de Aplicación

Tiempo máximo del examen

Instrucciones

 

10 min

5 horas

Lenguaje

55 110 min
Descanso   25 min
Matemáticas 55 110 min
Descanso   25 min
Cuestionario de contexto 47 20 min

 

 

4. Cuestionario de Contexto

Este cuestionario se aplica a toda la población estudiantil de tercer, quinto y noveno grado que participan en la evaluación y es entregado junto con la prueba cognitiva. El propósito es indagar por algunas situaciones que pueden afectar el ambiente escolar, como el respeto, el cuidado, la seguridad, entre otros. Es importante resaltar que en este cuestionario no hay respuestas correctas o equivocadas, las respuestas del estudiante no son conocidas por la familia o el colegio, sin embargo, la sinceridad de las mismas permite una mejor comprensión de los entornos de aprendizaje en los que se encuentran los estudiantes del país.

¿Cuál es el manejo de la información recopilada en este cuestionario?

La información capturada en el cuestionario de contexto solamente tiene propósitos académicos. Por tanto, toda la información suministrada por los estudiantes en el estudio es confidencial y anónima. Esta no se usará con fines diferentes de los objetivos establecidos por el Icfes u otro organismo de carácter oficial o privado. La información recopilada no es una evaluación y no afectará los resultados de los estudiantes.

 

¿Cómo se elaboran los exámenes?

Las evaluaciones que se realizan a través de pruebas estandarizadas deben basarse en instrumentos válidos y confiables para que sea posible hacer inferencias apropiadas sobre los conocimientos, habilidades y capacidades de las personas evaluadas.

Una prueba es válida cuando mide lo que se quiere medir, es decir, que hay consistencia entre lo que se pregunta en la prueba y el referente que se definió para la evaluación. A su vez, una prueba es confiable cuando permite hacer mediciones precisas sobre lo que se está evaluando; la validez y la confiabilidad son elementos esenciales para producir resultados que describan, con un alto nivel de precisión, las competencias de las personas evaluadas.

Las pruebas diseñadas y aplicadas por el Icfes se estructuran bajo la metodología denominada diseño de especificaciones a partir del diseño centrado en evidencias. En síntesis, se trata de un conjunto de prácticas de desarrollo de instrumentos que busca definir lo que mide una prueba y apoyar las inferencias que se hacen con base en las evidencias derivadas de esta. Con ello, se busca asegurar la validez mediante la alineación de los procesos y productos de las pruebas con sus objetivos.

Metodología de diseño de especificaciones de las pruebas a partir del diseño centrado en evidencias

La metodología consiste en un conjunto de procesos –o pasos— que parten de la identificación de los conocimientos, las habilidades o las competencias que serán evaluadas a través de las pruebas y llegan hasta la definición de las preguntas, de forma tal que se garantiza que la correcta respuesta a las preguntas del examen sea evidencia del desarrollo de lo que se ha propuesto evaluar (ver figura 1).

 

Figura 1. Proceso de elaboración de las pruebas a través de la metodología de diseño de especificaciones basado en el modelo de evidencias

El desarrollo de esta metodología se inicia con la identificación de lo que se va a evaluar (conocimientos, competencias o habilidades) a través de una prueba estandarizada. Esto puede estar definido en documentos oficiales como los estándares básicos de competencias del Ministerio de Educación Nacional (para educación básica y media) o pueden ser construidos para la evaluación y sustentados en marcos de referencia de las evaluaciones, como ocurre en Saber Pro, que evalúa estudiantes de educación superior. En esta fase participan docentes en ejercicio de los niveles y áreas evaluados, profesores universitarios y expertos en evaluación; en mesas de trabajo se define lo que debe ser evaluado en cada una de las áreas del conocimiento o programas de educación superior.

Una vez identificadas las competencias, habilidades o conocimientos que se van a evaluar, la metodología lleva a formular las afirmaciones. Estas son enunciados que se hacen sobre los conocimientos, habilidades y capacidades que se pretende inferir a partir de las respuestas dadas por los estudiantes en las pruebas. En otras palabras, la afirmación traduce el estándar en desempeños y permite dar cuenta del significado y alcance de los puntajes obtenidos por los estudiantes.

A partir de cada afirmación se construyen las evidencias, esto es, las acciones o productos observables que hacen posible verificar los desempeños a los que se refieren las afirmaciones. Estas deben responder a la siguiente pregunta: ¿qué deben hacer los estudiantes en las pruebas que permita inferir que tienen determinadas competencias, conocimientos o habilidades? Las evidencias son la base para la construcción de las preguntas de las pruebas.

El siguiente paso es la elaboración de tareas, que son enunciados que dan pautas para la construcción de las preguntas o ítems de una prueba. A través de las tareas es posible caracterizar la dificultad o complejidad de las preguntas.

Esta metodología de diseño de pruebas garantiza la elaboración de instrumentos de evaluación con igualdad de características durante un período largo de tiempo, debido a que provee los elementos necesarios para que grupos de personas encargadas de la construcción de preguntas puedan producir pruebas equivalentes. Con esto se asegura la comparabilidad de lo que se evalúa y de los resultados obtenidos en cada una de las aplicaciones. Asimismo, permite dar información explícita sobre lo que los estudiantes pueden o no hacer.

Construcción de preguntas por personal externo

El proceso de construcción, revisión y validación de pruebas tiene como propósito tomar decisiones sobre aspectos teóricos, metodológicos y prácticos que están encaminadas a garantizar la calidad de las pruebas desde el punto de vista académico y técnico.

Si bien el Icfes coordina todo el proceso de construcción de pruebas, se cuenta con la participación de universidades, asociaciones de profesionales, asociaciones de facultades, docentes de educación básica y media, profesores universitarios, estudiantes de último año de pregrado y estudiantes de postgrado, entre otros, que apoyan la puesta en marcha de los diferentes proyectos en desarrollo.

Para llevar a cabo esta actividad, los participantes deben dominar el marco de fundamentación conceptual, las intenciones evaluativas y las especificaciones del instrumento que se pretende desarrollar.  Asimismo, es fundamental reconocer que el propósito es producir un instrumento de evaluación con una estructura definida y no un agregado de ítems. Esta es una condición indispensable porque asegura que quienes desarrollen los ítems se comprometan con un propósito común y adelanten un trabajo articulado y armónico que asegura que cada ítem sea un aporte verdadero a la intención evaluativa, previamente definida, que se tiene con la prueba. Una vez se asegura este compromiso, puede decirse que se cuenta con las condiciones propicias para proceder a la fase de construcción de ítems.

El proceso de construcción de ítems exige dinámicas de reflexión y discusión entre pares y el apoyo de expertos que garanticen la calidad y pertinencia de cada pregunta. Una vez elaborados los ítems, son sometidos a revisiones por parte de expertos en los aspectos conceptuales o disciplinares, en técnicas de construcción, de estilo, etc., que sirven al propósito doble de controlar la calidad evaluativa y verificar que se disponga de las adecuadas condiciones editoriales del instrumento (ver figura 2).

Una vez aprobadas las preguntas por parte de estas instancias de revisión, pasan a ser validadas por otros docentes o expertos que no han participado del proceso de construcción y revisión anteriormente desarrollado. Además de revisar su validez conceptual, ellos verifican la pertinencia para la población evaluada.

Para aplicaciones de pruebas definitivas, es decir que ya han tenido una aplicación experimental luego de la conformación de las pruebas, son sometidas a la revisión de un especialista en el objeto evaluado, que es denominado ojo fresco, quien se encarga de verificar la integralidad de la prueba, es decir, se cerciora de la pertinencia académica y evaluativa frente al objeto y a la población evaluada.

Es importante mencionar que el seguimiento y evaluación de cada una de las etapas del proceso permite una cualificación constante de este, mediante la incorporación de nuevos elementos y la identificación de aspectos en los que se requiere mejoramiento.

Figura 2. Flujo de construcción y validación de ítems

¿Cómo se califican los exámenes?

Las pruebas aplicadas por el Icfes son calificadas de acuerdo con metodologías psicométricas que permiten estimar los logros de las personas evaluadas. En particular, se emplean modelos de Teoría de Respuesta al Ítem (TRI), los cuales modelan la relación entre rasgos no observables directamente, como una competencia o el dominio de ciertos conocimientos, y la probabilidad de responder correctamente un ítem. En este sentido, se fundamenta en el postulado de que la ejecución de una persona en una prueba puede predecirse y explicarse por un conjunto de factores personales llamados, en conjunto, “habilidad” y en el hecho de que la relación entre la ejecución de la persona evaluada y la habilidad que la soporta puede describirse por una función.

Algoritmo de detección de copia icfes 2016 

Videos y presentaciones
Documentos
Marcos de referencia, Modelo basado en evidencias

Metodología de diseño de especificaciones de las pruebas a partir del diseño centrado en evidencias

La metodología consiste en un conjunto de procesos –o pasos— que parten de la identificación de los conocimientos, las habilidades o las competencias que serán evaluadas a través de las pruebas y llegan hasta la definición de las preguntas, de forma tal que se garantiza que la correcta respuesta a las preguntas del examen sea evidencia del desarrollo de lo que se ha propuesto evaluar (ver figura 1).

Figura 1. Modelo usado actualmente en el diseño de pruebas en el Icfes

El desarrollo de esta metodología se inicia con la identificación de lo que se va a evaluar (conocimientos, competencias o habilidades) a través de una prueba estandarizada. Esto puede estar definido en documentos oficiales como los estándares básicos de competencias del Ministerio de Educación Nacional (para educación básica y media) o pueden ser construidos para la evaluación y sustentados en marcos de referencia de las evaluaciones, como ocurre en Saber Pro, que evalúa estudiantes de educación superior. En esta fase participan docentes en ejercicio de los niveles y áreas evaluados, profesores universitarios y expertos en evaluación; en mesas de trabajo se define lo que debe ser evaluado en cada una de las áreas del conocimiento o programas de educación superior.

Una vez identificadas las competencias, habilidades o conocimientos que se van a evaluar, la metodología lleva a formular las afirmaciones. Estas son enunciados que se hacen sobre los conocimientos, habilidades y capacidades que se pretende inferir a partir de las respuestas dadas por los estudiantes en las pruebas. En otras palabras, la afirmación traduce el estándar en desempeños y permite dar cuenta del significado y alcance de los puntajes obtenidos por los estudiantes.

A partir de cada afirmación se construyen las evidencias, esto es, las acciones o productos observables que hacen posible verificar los desempeños a los que se refieren las afirmaciones. Estas deben responder a la siguiente pregunta: ¿qué deben hacer los estudiantes en las pruebas que permita inferir que tienen determinadas competencias, conocimientos o habilidades? Las evidencias son la base para la construcción de las preguntas de las pruebas.

El siguiente paso es la elaboración de tareas, que son enunciados que dan pautas para la construcción de las preguntas o ítems de una prueba. A través de las tareas es posible caracterizar la dificultad o complejidad de las preguntas.

Esta metodología de diseño de pruebas garantiza la elaboración de instrumentos de evaluación con igualdad de características durante un período largo de tiempo, debido a que provee los elementos necesarios para que grupos de personas encargadas de la construcción de preguntas puedan producir pruebas equivalentes. Con esto se asegura la comparabilidad de lo que se evalúa y de los resultados obtenidos en cada una de las aplicaciones. Asimismo, permite dar información explícita sobre lo que los estudiantes pueden o no hacer.

Construcción de preguntas por personal externo

El proceso de construcción, revisión y validación de pruebas tiene como propósito tomar decisiones sobre aspectos teóricos, metodológicos y prácticos que están encaminadas a garantizar la calidad de las pruebas desde el punto de vista académico y técnico.

Si bien el Icfes coordina todo el proceso de construcción de pruebas, se cuenta con la participación de universidades, asociaciones de profesionales, asociaciones de facultades, docentes de educación básica y media, profesores universitarios, estudiantes de último año de pregrado y estudiantes de postgrado, entre otros, que apoyan la puesta en marcha de los diferentes proyectos en desarrollo.

Para llevar a cabo esta actividad, los participantes deben dominar el marco de fundamentación conceptual, las intenciones evaluativas y las especificaciones del instrumento que se pretende desarrollar.  Asimismo, es fundamental reconocer que el propósito es producir un instrumento de evaluación con una estructura definida y no un agregado de ítems. Esta es una condición indispensable porque asegura que quienes desarrollen los ítems se comprometan con un propósito común y adelanten un trabajo articulado y armónico que asegura que cada ítem sea un aporte verdadero a la intención evaluativa, previamente definida, que se tiene con la prueba. Una vez se asegura este compromiso, puede decirse que se cuenta con las condiciones propicias para proceder a la fase de construcción de ítems.

El proceso de construcción de ítems exige dinámicas de reflexión y discusión entre pares y el apoyo de expertos que garanticen la calidad y pertinencia de cada pregunta. Una vez elaborados los ítems, son sometidos a revisiones por parte de expertos en los aspectos conceptuales o disciplinares, en técnicas de construcción, de estilo, etc., que sirven al propósito doble de controlar la calidad evaluativa y verificar que se disponga de las adecuadas condiciones editoriales del instrumento (ver figura 2).

Una vez aprobadas las preguntas por parte de estas instancias de revisión, pasan a ser validadas por otros docentes o expertos que no han participado del proceso de construcción y revisión anteriormente desarrollado. Además de revisar su validez conceptual, ellos verifican la pertinencia para la población evaluada.

Para aplicaciones de pruebas definitivas, es decir que ya han tenido una aplicación experimental luego de la conformación de las pruebas, son sometidas a la revisión de un especialista en el objeto evaluado, que es denominado ojo fresco, quien se encarga de verificar la integralidad de la prueba, es decir, se cerciora de la pertinencia académica y evaluativa frente al objeto y a la población evaluada.

Es importante mencionar que el seguimiento y evaluación de cada una de las etapas del proceso permite una cualificación constante de este, mediante la incorporación de nuevos elementos y la identificación de aspectos en los que se requiere mejoramiento.

Figura 2. Flujo de construcción y validación de ítems

Descargue AQUÍ la guía introductoria al diseño centrado en evidencias 2018 , elaborada por el Icfes.

Factores Asociados
Niveles de desempeño
mié, 06 mar 2019
Pre inscripción

Preguntas frecuentes preinscripción

¿Qué pueden hacer las instituciones educativas que no aparecen en la base de pre inscripción?

Deben comunicarse con el Icfes a la línea 4841410 o escribir a la unidad de atención al ciudadano (UAC) correo http://atencionciudadano.icfes.gov.co/pqr con la información completa de la institución (Nombre, Dane, datos de contacto) y enviarlos al Icfes para poder validar y así crear su usuario y contraseña.

 

¿Qué pueden hacer las instituciones que requieran cambio de datos?

Deben comunicarse con el Icfes a la línea 4841410 o escribir al correo http://atencionciudadano.icfes.gov.co/pqr  para reportar la información registrando los cambios solicitados -nombre, Dane, jornada, dirección, correo o teléfono-. Esta modificación es solo para el módulo de pre inscripción y de ninguna forma está información será actualizada automáticamente en SIMAT. La actualización en SIMAT la debe gestionar la institución educativa con su secretaria de educación.

 

¿Cómo se debe reportar la discapacidad en los estudiantes?

La institución debe reportar en la plataforma el número de niños en condición de discapacidad cognitiva y posteriormente el Icfes validará esta información para la asignación de material de examen.

 

¿Qué pasa si se reportan instituciones educativas no existentes?

La institución deberá comunicarse con el ICFES a través de la línea 4841410 o escribir a la unidad de atención al ciudadano (UAC) correo http://atencionciudadano.icfes.gov.co/pqr, para proceder a realizar las verificaciones de cada caso con las Secretarias de Educación.

 

¿Qué pasa cuando todos sus estudiantes aparecen en SIMAT pero al ingresar a prisma y dar clic en el ícono “simat” no se registra ningún dato?

La institución debe realizar la carga masiva o uno a uno, de los estudiantes por cada grado.

 

¿Cómo pueden las Instituciones adjuntar a la lista de repitientes?

Estos estudiantes pueden ser creados, ingresando por aspirantes y realizar una carga masiva o agregar de manera individual.

 

¿Cuáles son los estudiantes de calendario B que presentan la prueba Saber 3, 5 y 9?

Al realizar la pre-inscripción de sus estudiantes a la prueba Saber 3, 5 y 9 que se aplicará el 13 de septiembre, tenga en cuenta que los estudiantes que van a presentar el examen en esa fecha, son los niños que estarán cursando en ese momento en su institución, los grados 4°, 6° y 10° respectivamente. Por lo anterior, al momento de realizar el proceso de pre-inscripción en la plataforma, deberá registrar los estudiantes que estén cursando los grados 3°, 5° y 9°, ya que son los estudiantes que en septiembre harán parte de la aplicación.

 

¿Las instituciones pueden realizar corrección del documento de los estudiantes en la plataforma?

Sí, las instituciones educativas pueden realizar la corrección del tipo de documento en la plataforma.

 

Paso a paso para la pre - inscripción a Pruebas Saber 3°, 5° y 9°

 

 
Interpretación de resultados
Cuadernillos de práctica
Documentos con ítems liberados

Ejemplos de preguntas analizadas Saber 3, 5 y 9 - 2017

Simulador
Guías de orientación
Secretarías de educación
Espacio exclusivo de administradores